Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Puedes leer más sobre nuestra política de cookies.

    

Reportaje GK Recycling: BILIBIN

Breve presentación de la empresa (actividad, localización…):

Bilibin Circular es una cooperativa, consultora de economía circular, que ayuda principalmente a las empresas a realizar la transición hacia la sostenibilidad. Trabajamos para el sector Horeca, Cinematográfico e Industrial, aunque continuamos ampliando nichos de mercado.

Desde que se creó la empresa en 2019, generamos metodologías propias y creativas que den soluciones en los nichos que trabajamos. Actualmente, estamos adaptando algunas de las herramientas generadas digitalmente, con la intención de ayudar a más empresas y aumentar el impacto positivo que generamos.

Como empresa social, buscamos para nuestro equipo personas altamente comprometidas con la sostenibilidad ambiental y desde ahí trabajamos el crecimiento de las personas dentro de la organización. Bilibin Circular cuenta con un equipo multidisciplinar de ingenieros, diseñadores de producto y servicio, personal de ADE y emprendedores en serie.

¿Cómo y cuándo nació el proyecto? ¿Qué os animó a orientar vuestra actividad a la economía circular?

El proyecto nace de la unión de Dawamoru Fernández (emprendedora nata) y Aitor San Francisco (entonces Ingeniero Industrial y en la actualidad doctor en economía circular y gestión de proyectos) en marzo de 2019. El primer proyecto fue en 2019 para Emaús Fundación Social, en la que se nos pidió la metodología  zero waste que aplicábamos en casa, adaptada a la empresa. Desde ahí hemos ido adaptando dicha metodología hasta convertirla en un servicio propio (llamado Zero Skan).

Nos centramos en la economía circular, por un lado por nuestro grado de compromiso y valores sostenibles, porque creemos que es un campo potencial en el que hay mucho que aportar y por nuestra trayectoria profesional anterior.

¿Qué tipo de productos hacéis partiendo de la materia prima que utilizáis?

Como bien hemos dicho anteriormente somos una consultora, empresa de servicios, por lo que no usamos materia prima alguna. Generamos metodologías que ayuden a prevenir y reducir el residuo generado y buscarles alternativas de circularidad o que midan el grado de circularidad de una empresa.

¿Cuál es el valor de vuestra organización como proyecto de economía circular? ¿Y cuál es el valor ambiental y social de vuestra organización?

Creemos que todavía hay mucho por hacer en la economía circular y en muchos sectores diferentes. No vamos a decir que es un campo virgen, pero sí creemos que todavía tiene recorrido hasta madurarse. Pretendemos ser la pieza angular que ayuda a las empresas a realizar la transición hacia la economía circular de manera ágil y creativa. 

Nuestro valor ambiental y social principal es acompañar a las organizaciones y empresas a comprender y poder adaptarse a los cambios que la economía circular generan. Desde Bilibin Circular creemos que el futuro será circular o no será. Además como cooperativa tenemos un compromiso social, tanto hacia los trabajadores, así como hacia el exterior y eso se refleja en la importancia que damos al bienestar dentro de la cultura de la empresa. Además eso lo transmitimos a nuestros clientes, integrando que la RSC empieza desde dentro de la organización.

¿Qué importancia tiene el I+D+i en vuestra organización?

En cuanto al I+D+i se puede decir que la llevamos a cabo de una manera orgánica. Estamos al día en las tendencias de mercado para adaptarlas a nuestra cultura de trabajo y ver cómo las llevamos a cabo al mercado. Por ejemplo Zero Skan, nuestra metodología, comenzamos a aplicarla con varios clientes y hemos ido transformándola, puliéndola y pivotando la estrategia con los propios clientes hasta llegar al punto actual de digitalizarla.

¿Cuáles han sido vuestros principales logros de estos años?

2021 ha sido un año potente, en el que hemos podido realizar proyectos de cierta envergadura, lo que nos ha permitido crecer el equipo y profesionalizarnos más y acceder a nuestras propias oficinas. Entre los proyectos desarrollados destacamos el que hemos realizado junto con Sinnple, midiendo el estado de las empresas y del clúster GK Recycling en materia de sostenibilidad y economía circular. Hemos acordado la secretaría técnica de Basque Green Film del gobierno vasco para acompañar al sector cinematográfico a ser más sostenible; además, estamos acompañando a la productora Señor y Señora a generar su primer largometraje circular y zero waste; y hemos acompañado a varias empresas de Tolosaldea a estudiar su situación circular y la toma de medidas de acción que han comenzado a llevar a cabo.

Como proyecto interno destacamos la digitalización de Zero Skan, con la inestimable ayuda del premio de Naturklima.

¿Qué pensáis que es necesario para que la economía circular se consolide, en general; y en Gipuzkoa, en particular?

La consolidación de la economía circular viene dada por su aplicación, es decir, que cada vez haya más empresas y territorios circulares. Recordemos que en las empresas, a nivel mundial, se aplica la economía circular en torno a un 10%, así que queda mucho por hacer. En cuanto a Gipuzkoa, sabemos que es un territorio muy concienciado y está avanzando muy bien en materia de circularidad, aunque todavía hay muchas empresas que necesitan alinearse y sensibilizarse con la economía circular.